Historias en torno a la ermita de las Candelas.

HISTORIAS EN TORNO A LA ERMITA DE LAS CANDELAS

 

Parecidas creencias suscitaba la imagen de la Virgen de las Candelas, en la ermita de Nuestra Señora de la Consolación, igualmente llamada, en honor a la titular, de las Candelas, más cerca de donde nos encontramos en nuestro paseo.

Se cuenta que cuando salía (aún sale) en procesión la talla el día de la Candelaria, el 2 de febrero, la vela que ardía en su mano debía volver tal como salió, encendida, y si esto sucedía el año sería abundante y próspero en buenas cosechas. En caso contrario, la desgracia se cerniría sobre la Villa el año en que el aire lograra apagarla.

Por cierto, se dice asimismo de esta ermita, que siendo antiguamente su enclave las afueras de la Villa, y por tanto lugar retirado, aprovechando que en la puerta del templo lucía un pequeño pórtico de entrada cubierto, llegó a ser “costumbre” que muchas mañanas se encontraran recién nacidos, dejados al amparo de los cofrades por mozas que no habían guardado con celo su honra o que habían sido deshonradas a pesar suyo.

Encontrarás ésta y otras historias y leyendas clickeando en:

logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *