Aparición de la Virgen a dos niños pastores.

APARICIÓN DE LA VIRGEN A DOS NIÑOS PASTORES

 

La preferencia de la Imagen de María Santísima por vecinos de Cáceres no parece haberse limitado a Gil Cordero, sino que volvería a repetirse.

Los primeros cronistas de la Villa nos traen el recuerdo de dos niños pastores a quienes se les apareció la Virgen María en la humilde cabaña que habitaban en las afueras de la población, siendo ocho de septiembre de 1478. Se ignoran sus apellidos, no así sus nombres, Pedro y Diego, y a ellos encomendó la Santa que luego fueran a un sitio que entonces llamaban la Fuente del Brezo, en las lejanas montañas de Liébana. Los pastorcillos dudaron y no fue hasta el tercer mensaje que no se pusieron en camino.

Muchas y duras fueron las jornadas que pasaron hasta llegar al lugar indicado, y estando allí volvió a aparecer la Virgen, que les manifestó ser su voluntad el que tuviera templo y culto su memoria. Y sobre ese punto, los pastorcillos construyeron una rústica choza con que guarecerse del rigor del invierno. Una mañana, de regreso de buscar materiales con los que levantar el templo, hallaron hospedada en su morada, en virtud de milagro, la imagen de María Santísima, expresando así su deseo de que fuera precisamente aquel continente el destinado para su veneración.

Los dos hermanos tomaron el apellido de Brezo, siendo de por vida eremitas y custodios de la Virgen, y con el tiempo sobre su choza se erigió el Santuario de la Virgen del Brezo, cercano al pueblo de Villafría de la Peña, al norte de Palencia.

Encontrarás ésta y otras historias y leyendas clickeando en:

logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *